Noticias

Nueva York, 19 de septiembre de 2023/El Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, durante su participación en el Debate General del 78° periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas
domingo, 3 de marzo de 2024

Bolivia plantea a la ONU siete propuestas para avanzar hacia un nuevo orden mundial. El Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce, durante su participación en el Debate General del 78° periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, lanzó siete propuestas para que el mundo supere el sistema capitalista y avance a un nuevo orden mundial, en el que todos los pueblos del mundo sean incluidos sin ningún tipo de condicionamientos, y donde las Naciones Unidas tenga un rol fundamental.  Arce se encuentra en Nueva York, Estado Unidos, encabezando junto al Canciller Rogelio Mayta, la comisión boliviana que participa en la Semana de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que comenzó este martes con el Debate General. “La crisis actual demanda una Organización de Naciones Unidas fuerte, consecuente con los principios que la crearon, comprometida con la paz, que mantenga su carácter intergubernamental pero sin subordinación a ningún poder hegemónico, sea económico, político o militar. Porque las soluciones a los múltiples desafíos que enfrenta la humanidad sólo se harán realidad con el genuino compromiso y la voluntad política de todos los países y sus actores, priorizando el interés común de la humanidad, de los pueblos y de los sectores más vulnerables de la humanidad”, aseveró la autoridad frente al pleno.

Ante esto, Arce lanzó siete propuestas emanadas desde el Estado Plurinacional, referidas a la solución de los conflictos armados a través del diálogo y la diplomacia de los pueblos, y con ello poner fin a la carrera armamentista que amenaza a la humanidad, en especial a aquellas naciones que se encuentran alejadas de esta confrontación, pero que aun así sufren los efectos de la misma. “Debemos darle una oportunidad a la paz, y en esta tarea la Organización de las Naciones Unidas tiene un rol fundamental para reducir las tensiones, y avanzar en diálogos que permitan consolidar salidas políticas y diplomáticas a los conflictos que ocupan la agenda de nuestra organización (…). Lamentamos profundamente que el mantenimiento de la paz y la seguridad se haya vuelto una meta cada vez más desafiante”, expresó en la primera propuesta. En ese orden, Arce convocó, en la segunda propuesta, a construir un nuevo pacto para el futuro, que vele por las necesidades de las generaciones presentes y futuras. Arce, en este punto, convocó a las naciones a “reconocernos en el otro y reparar las relaciones como humanidad”, lo cual permitirá al mundo acelerar las acciones sobre la Agenda 2030 y superarla con creces.

En una tercera propuesta, el Presidente de Bolivia convocó a las naciones a cambiar el sistema capitalista de manera urgente, debido a que este multiplica las formas de dominación y exclusión de las mayorías en el mundo; y que se ha mostrado en su peor faceta en el contexto de la post pandemia y los efectos del conflicto militar en Europa del Este.

El Presidente destacó en su discurso la aplicación del Plan de Desarrollo Económico y Social en Bolivia y que ha permitido al país afrontar la crisis global que dejó la pandemia, logrando, entre otros, poseer una inflación acumulada de 1,6%, una de las más bajas de la región y del mundo durante el 2023. Un cuarto elemento señalado por el Presidente Arce se refiere a asumir acciones y compromisos concretos para superar la crisis climática, como el promovido por Bolivia ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para el reconocimiento de la Madre Tierra como un ser merecedor de derechos, lo cual se sustenta –según indicó– en los preceptos de los pueblos indígenas que hacen a la plurinacionalidad de Bolivia. Arce se refirió a la crisis climática que está teniendo efectos sobre todos los países con la escasez del agua que, si bien otrora afectaba en especial a los sectores más vulnerables, ahora empieza a sentirse en los sectores que no son considerados como tal.

El quinto punto planteado por el Primer Mandatario es el referido a la comprensión que existe sobre los derechos humanos y la democracia, de las cuales, mencionó, se debe ampliar la comprensión, debido a que los conceptos fueron construiros menoscabando a los que se entienden desde sectores como los pueblos indígenas. “Hemos tenido que navegar por el vendaval de una crisis impuesta sólo al sur. Desde entonces no es lo mismo hablar de derechos humanos económicos sociales y culturales como la salud, educación, alimentación, acceso al conocimiento y las tecnologías en un continente que, en otro, en el sur que en el norte (…). En el Estado Plurinacional de Bolivia, hemos comprendido que no hay democracia posible sin desarrollo. Y el desarrollo no puede tener mejor indicador que el ejercicio de los derechos colectivos, promovidos, protegidos y garantizados por el Estado, pero conjugados con una alta participación democrática de los colectivos sociales”, indicó. De igual forma, el Presidente se refirió a las medidas coercitivas y sanciones impuestas de forma unilateral impuestas por Estados Unidos con Cuba, que dificultan el acceso de la isla a insumos y bienes básicos, lo cual impacta de forma directa en la ciudadanía.

En ese marco, Arce llamó a la Asamblea General a cumplir con las resoluciones emanadas de la misma para acabar con las desigualdades que estas medidas asumidas por el país del norte están ocasionando sobre el país caribeño. “Rechazamos y condenamos la inclusión de Cuba como un promotor del terrorismo dentro de las listas unilaterales de Estados Unidos, usando ese argumento para imponer mayores medidas restrictivas en contra del pueblo cubano.

Estas medidas son contrarias a la Carta de las Naciones Unidas y al mandato del Consejo de Seguridad, y por ello no tienen respaldo ni validez a la luz del derecho internacional, y más aún, afectan gravemente el derecho al desarrollo del pueblo cubano”, indicó. En la última propuesta hecha por el representante del Estado Plurinacional se refirió a la ocupación israelí sobre el pueblo palestino, punto en el que Bolivia reiteró su apoyo a las resoluciones emanadas por la ONU para buscar una solución a este conflicto, y que así Palestina ejerza su independencia como Estado libre.