Noticias

“La unidad no nos vendrá por prodigios divinos, sino por efectos sensibles y esfuerzos bien dirigidos”
lunes, 27 de junio de 2022

"Hermanas y hermanos del ALBA-TCP, hoy más que nunca Nuestra América, aquella de la que escribió de manera tan maravillosa el más universal de todos los cubanos, José Martí; debe consolidarse como un territorio de paz y libre de armas nucleares donde el respeto a la soberanía, la dignidad y la autodeterminación de los pueblos, así como la solidaridad, la complementariedad y el diálogo fraterno -en nuestras semejanzas y diferencias-, continúen siendo parte esencial del relacionamiento entre las naciones.

Por ello, condenamos que la unidad de nuestra Patria Grande siga siendo amenazada por políticas de divisionismo, discriminación, exclusión, desestabilización y confrontación, impulsadas por aquellos que nos continúan viendo como su “patio trasero” como territorio de disputa por nuestros recursos naturales, como colonias donde instalar bases militares y como tablero de ensayos de antiguas y nuevas formas de golpes de Estado, que nuestros pueblos pagan con vidas.

Sin embargo, como bien dijo el Libertador Simón Bolívar en su Carta de Jamaica: “La unidad no nos vendrá por prodigios divinos, sino por efectos sensibles y esfuerzos bien dirigidos”. Esos esfuerzos debemos seguir dirigiéndolos de manera efectiva al fortalecimiento de espacios como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños - CELAC, el ALBA- TCP, así como al resurgimiento de la Unión de Naciones Suramericanas – UNASUR espacios que se fundan en una integración para el bienestar de los pueblos, no de una integración para la dominación y el saqueo de los pueblos.

En ese sentido, desde el ALBA, alianza que ha resistido y seguirá resistiendo todos los embates imperialistas, caminamos firmes junto al movimiento obrero e indígena originario campesino, como vanguardia de nuestras revoluciones.  Ratificamos nuestro compromiso inclaudicable con esa unidad articulada, plural y diversa, con el proyecto emancipador y de justicia social que demandan nuestros pueblos".

¡Qué viva el ALBA-TCP! ¡Qué viva Nuestra América!